jueves, 14 de julio de 2011

POEMAS A SEIS VOCES

______________________________________________________________

Poemario:
"Búsquedas y Encuentros"
  Poemas a seis voces
   Editorial: Caza de Libros
     146 páginas. Edición 2011

Autores:
Poetas de Argentina, Colombia, Ecuador y España
______________________________________________

*  Anamaría Mayol (Argentina)
*  Clara Schoenborn (Colombia)
*  Graciela Paoli (Argentina)
*  Juan Revelo Revelo (Colombia)
*  Marietta Cuesta Rodríguez (Ecuador)
*  Mª. Socorro Mármol Brís (España)


________________________________________________________________

POEMAS
A SEIS VOCES

Este libro escrito por seis poetas residentes en ciudades lejanas –desde Madrid, España, hasta La Patagonia, Argentina–, es una verdadera joya literaria y una invención en la forma de escribir la poesía moderna.

Poemario audaz y novedoso, fue escrito con versos enlazados, unos detrás de otros, manteniendo el ritmo y la intencionalidad de los temas previamente seleccionados por los seis poetas, que fueron consolidando la obra y la amistad, a través del Internet, durante los nueve meses que duró el trabajo colectivo.

Los versos de “Búsquedas y encuentros. Poemas a seis voces”, reflejan el sentir y el pensar de cinco mujeres y un hombre, que aceptaron el difícil reto de acoplar sensibilidades y estilos diferentes para crear un libro como éste, de carácter universal, que concuerda con los sentimientos y pensamientos de millones de seres humanos que vivimos atados, sin remedio, a los sueños, a las nostalgias, y también a las urgencias y a las esperanzas de esta convulsionada época.

El Editor: Caza de Libros

____________________________________________________
 
 
Búsquedas y Encuentros

De izquierda a derecha: José Luis Díaz Granados, Socorro Mármol,
Clara Schoenborn, Juan Revelo, Graciela Paoli, Enrique Santos Molano.
(En la Biblioteca "Fundadores" del Gimnasio Moderno de Bogotá)


Palabras del escritor
José Luis Diaz-Granados
en la presentación del Libro "Búsquedas y Encuentros" en la Biblioteca Los Fundadores del Gimnasio Moderno de Bogotá. Junio 30 de 2011

Me encanta este libro experimental y vanguardista. 

No podía negarme a una convocatoria hecha por el escritor y amigo Juan Revelo Revelo, porque toda aventura literaria o cultural en la cual él está involucrado, siempre tiene un final feliz, y siempre está llena de caracteres estéticos inusitados como en el caso del presente libro, escrito a seis voces, en el que se aprecia una serie de experimentos novedosos que aquí en Colombia no conocíamos en el campo de la poesía.

Este poemario editado por Caza de Libros bajo la dirección de Pablo Pardo, es un buen ejemplo de una edición elaborada en forma exquisita, para el gusto, para la vista voluptuosa, para el olfato y el tacto de quienes, como yo, olemos y acariciamos los libros; los bellos libros como éste de "Búsquedas y Encuentros" que tiene el exacto tamaño de un estuche para las joyas que guarda dentro: las palabras.

Este libro incluye a dos poetas argentinas con amplia trayectoria literaria: Anamaría Mayol y Graciela Paoli, nacidas en La Pampa y en Federación, Entre Ríos, respectivamente. También incluye a una poeta española, educadora universitaria y abogada, la andaluza Socorro Mármol Brís, de Bedmar, Jaén; a una caleña, Clara Schoenborn, hija de padre alemán y madre colombiana; y para cerrar el grupo de cinco poetas mujeres, incluye a Marietta Cuesta, nacida en Cuenca, Ecuador, poeta, narradora y promotora cultural, a quien conocí en La Habana hace algunos años. El único hombre que figura en este libro es Juan Revelo, poeta, escritor y periodista, fundador de los Talleres literarios: Octavio Paz, de poesía, y Juan Rulfo, de narrativa, y actualmente miembro del PEN de Colombia.

"Búsquedas y Encuentros - Poemas a seis voces" es un libro que desde el momento que empecé a leerlo, me pareció muy interesante porque en Colombia no se acostumbra a experimentar. Colombia se saltó la vanguardia. Solamente en 1926, un poeta adolescente, Luis Vidales, se paró con un libro llamado "Suenan timbres" y sacó la cara por Colombia. Fue en los años de la primera postguerra; mientras Chile tenía a Huidobro; Perú tenía a César Vallejo y México tenía a Javier Villaurrutia. Todos en la vanguardia de la poesía.

Por eso me encanta este libro experimental y vanguardista. Yo diría que es un "cadáver exquisito" agrandado a estrofas y a ideas preconcebidas. Recordemos que el "cadaver exquisito" era el experimento de escritura colectiva que hicieron los surrealistas, pero con la diferencia de que en ese caso, los participantes no sabían lo que cada uno de los demás había escrito, guiándose únicamente por algun sustantivo, verbo o adjetivo del último verso. (*)

En el libro "Búsquedas y Encuentros" lo interesante es que los 16 poemas se construyeron a seis voces, respetando cada uno de los temas seleccionados, con versos secuenciales, uno detrás de otro, con una coherencia estilística precisa, con una poderosa fuerza verbal, con una efectiva ascensión, peldaño a peldaño, hacia una experiencia apasionante y una percepción esencial de las cosas.


Los distintos temas que abordan los poetas aquí representados, hacen que recreen su propio vigor y su personal exaltación hacia una nítida visión del mundo. En lo particular debo destacar: la constante indagación, como queriendo arrancar significados a las sombras de la poeta argentina Anamaría Mayol; la continua revelación arterial de los elementos a través de una poderosa verbalidad de Clara Schoenborn; el desbordamiento de volcanes de ternura y de asombro de Graciela Paoli; la infinita inmersión en la sensualidad sonora del lenguaje de Marietta Cuesta; el deslumbrante recorrido por el éxtasis perenne del diario vivir de María Socorro Mármol, y el trazo mesurado, discreto; la luz interior y toda esa naturaleza humanizada de Juan Revelo.


De manera que aquí tenemos una pléyade, un florilegio de poetas. ¡Qué honor tenerlos aquí! Y muchas gracias, Juan, por haber convocado a escribir este maravilloso libro; por haber iniciado esta nueva aventura literaria iberoamericana. "Búsquedas y Encuentros - Poemas a seis voces", es un importante aporte, en el siglo XXI, a la poesía de este tiempo”.

----------------------------------------------------

(*) EL CADAVER EXQUISITO es un método de creación e investigación colectiva inconsciente. Max Ernst ha calificado el proceso como un “contagio mental”. Lo cierto es que, cada uno de estos escritos formaban un todo poético en el que se manifestaban, de una manera inconsciente, los sentimientos colectivos de los participantes.

En el grupo de los surrealistas, a comienzos del siglo XX, cada participante escribía un verso o un par de ellos y el siguiente agregaba su parte, sólo viendo el final de lo escrito por el anterior, así, en ronda hasta que el último escritor agregara sus versos respectivos. En esta forma se iba construyendo un texto que podía deparar sorpresas por los caminos extraños e inverosímiles que tomaba, o por la coherencia lograda, revelando la realidad inconsciente del grupo.

_________________________________________________________________


POEMAS A SEIS VOCES


Juan Revelo, en la presentación del libro en el Gimnasio Moderno de Bogotá, acompañado de los poetas: José Luis Diaz-Granados, Socorro Mármol, Clara Schoenborn y Graciela Paoli
 

Naufragio

Me dueles en las líneas de las manos
en las caricias que no he podido darte
mutiladas
ajenas
que dan vueltas
en el revés de los dedos
solitarias de ti.
Me dueles en el cuerpo
bajo la piel
en el vientre
en la espalda
en la sombra de la luz
en el arco del pie cuando camino.

No sé cómo explicarlo
de pronto
eres una emboscada
que me tiende la ausencia
puñal
que corta despiadado los silencios
Agonía
que irrumpe en los insomnios
cuando la noche oscura tiembla
detrás de cada hoja
que mueve el viento
Cuando la soledad
sabe a sal en los labios
el mar se agita en mí
y me extravío en mi propio naufragio
Anamaría Mayol



Me dueles en la náufraga penumbra
en el misterio torvo
de los días,
en mi sueño dolido en desaciertos.
Me dueles como un ángel
que se rompió las alas
quebrándose la suerte
de aspirar a tu cielo.

Llevo cargada un mar
de sal en mi garganta
y de tanto pensarte
una avalancha de temores
invade el poco sol
que todavía queda.
Marietta Cuesta

  
Hablas de naufragios,
de caricias quebradas como alas de un ángel
que cayó en algún precipicio.
Pero mencionas un solo dolor:
el tuyo
como si mi dolor no existiera
como si el amor de los dos hubiese naufragado
exclusivamente frente a tu orilla
única.

Ahora ya lo sabes:
El naufragio fue de los dos
y tu dolor se parece al mío
porque tu también me dueles en cada insomnio,
en cada lirio de agua estremecido mansamente,
en cada amanecer sin tus besos,
en cada voz que llega como mariposa de cristal
que se quiebran con el roce de una lágrima.

Me dueles en cada recuerdo
que desaparece bajo la lluvia
como arte efímero en el húmedo piso
de cualquier ciudad del planeta.

Me dueles intensamente,
en el adiós no pronunciado,
en tu silencio agudo como un grito,
en la desnudez de la desesperanza
que ahora me asfixia de sol a luna,
sin los sueños que construimos los dos.
Sueños no presentidos
para la ausencia triste
ni para la derrota final en el naufragio.
Juan Revelo



Imposible armar de nuevo
los aros en mis torres,
esta escarcha en el velamen
se acostumbró a tus vendimias.

Hay desnudeces más crudas
que la misma desnudez
y noches en el verano
que extrañan a los inviernos.
Estos pedazos de mí
son como vientos de vidrio
se quiebran con sólo un toque
y hacen sangrar la historia.

No sé bien
si ya te has ido.
¡Grítame que te fuiste!
En esta niebla no escucho.
Tal vez será
porque he muerto.
Clara Schoenborn


Y sin embargo, a veces
el dolor de la pérdida,
como un lirio de agua,
traspasa las paredes de la noche,
emerge de las hojas de un poema,
inclina su cabeza vegetal sobre tu pecho
y asume su derrota mansamente
pactando con su tregua de caricias,
allí en lo fronterizo,
una entrega rendida y sin brocales.

Justo entonces
un estremecimiento se incorpora
al férvido oleaje de la piel
y deja que la cresta de la espuma
tome la forma exacta de tu tacto.

Y la incierta sospecha
de un beso suavemente presentido
sobrevuela el paisaje
y el regreso.
Socorro Mármol



Ay!!
Esta boca mía
que grita al viento tu nombre
y muerde el vacío de la nada
en el cosmos inerte
que me circunda.

Se disloca un verso
agrietado en la negrura de la noche.

El escenario muere inanimado
detrás del telón bajo
y de este dolor sin libreto.
Desasida de tu mano
en mi palma abierta
se pierde la caricia
y brota un vapor de ausencia.
Graciela Paoli


Me dueles
de silencios
de abrazos malogrados
de mareas eclipses
de ficticios reencuentros
bajo una luna llena

me dueles en los ojos
en los parpados teñidos de tu insomnio
en las uñas
en el vacío hueco de tu almohada
y sin quererlo a veces
como asida a un madero
intento regresar hacia tu playa

se estremece la piel
acuden a nosotros antiguas lluvias
que apagaron los fuegos

la espiral de la noche
se retuerce en las sombras
todo es ausencia
y gira
bajo un cielo imposible
y me dueles el doble
por sospechar acaso
que yo también te duelo.
Anamaría Mayol

 
___________________________________________________________


“Búsquedas y Encuentros"



Presentación del poemario "Búsquedas y encuentros" en la Sala Beethoven
del Palacio de Bellas Artes de Medellín


Me maravillo y no me canso de expresarlo, de ese resultado laboriosamente labrado, de esa especie de sonata bellamente engastada de principio a fin.


Por: Francisco Pinzón Bedoya


En mis manos el milagro, con su letra y su afecto (obsequiado por Clara Schoenborn), un regalo envuelto en el ensalmo de una noche maravillosa enmarcada en un recinto dedicado al arte en la Avenida La Playa en Medellín. Todo se hizo, en su cocción última, desde el fruto de un instante en que seis poetas dieron su sí a escribir este libro. No es uno que aglutine poemas de seis poetas, es uno que ha sido escrito intencionalmente, como un cadáver exquisito, entre todos, con la elegancia, dicción y maestría de todos, y con la voluntad de que fuera así… un parto múltiple, una acción conjunta con sus reacciones y acomodos de todos, como un equipo del más fino tañer de campanas, vuelos de mariposas, susurrar de mares, caídas de aldabones, lamentos de maderos y cristales, y toda clase de recursos para llegar al libro, uno en que se degusta todo el candor, toda la fuerza, todo el erotismo, todo el color donde uno se florece al leerlo.

Vagan ordenadamente y con rastros de mucho trabajo, las seis voces cantándole a la palabra, a América, a la vida, a la evocación, a la fantasía, a lo mágico, a la reivindicación de cinco mujeres y un hombre arropados con la misma manta hecha de metáforas, símiles y un ritmo que toma al lector, al desprevenido poeta, y les muestra que sí se puede. Nos hemos siempre maravillado del “al alimón” de Borges y Bioy Casares, pero este esfuerzo mayéstico (nerudianamente hablando) no tiene antecedentes que al menos yo conozca. Si en el texto de este hermoso libro no hubiera forma de identificar qué autor escribió qué parte de cada poema, sería muy difícil -por no decir que imposible- saber quién fue el “culpable” de cada verso. Parece más una interpretación armónica y coherente de la más fina interpretación de jazz que alguien haya grabado en vivo. Símbolo inequívoco parece al leerlo de lo que es capaz la poesía, como ese hilo conductor y definitorio de lo que son capaces los poetas, de esa magia que exudan sus dedos.

Me maravillo y no me canso de expresarlo, de ese resultado laboriosamente labrado, de esa especie de sonata bellamente engastada de principio a fin en el candor de todos los alientos y humores de todos ellos, de la palabra como una virtud incontrovertible de los vates. En algunos muchos versos hay la metáfora nueva, la metáfora vibrante, el cante jondo y hasta el más tierno chotís de mundos lejanos que se haya tocado jamás con tanto frenesí y sincronía impensables.

Hay lugares que se tocan con mis lugares y sitios conocidos, y hasta saltan como figuras espléndidas de ropaje sin igual en muchos renglones, pero hay poemas que se nos devuelven como interrogantes filosos para quienes los leemos: ¿seremos nosotros algún día capaces de escribir algo tan bello y tan sólido? Tal vez sí grita una voz interna, la evidencia de que es posible es el libro mismo, oloroso a tinta, con la dicción y la “caligrafía” de cada poeta pero todos unidos por el mismo cordón umbilical. La pregunta que sigue y que asalta a quien hace esta pequeña “reseña” es: ¿tendremos los demás poetas mortales, algún día, la posibilidad de sentir ese milagro de vibrar con otros para escribir una sinfonía “jazzística” como ésta?

¿Seremos nosotros alguna vez elegidos, como ellos, en otro instante de candor de los dioses? De ser así ¿tendremos la entereza, la dedicación, el ánimo, la afabilidad, la capacidad de dar y dar y dar, y la poesía de este colectivo para escribir algo que sea o deje siquiera algo similar? No lo sé y no lo creo, al menos en mi caso, pero desde ya me vinculo a la plegaria que reclama a un dios para que se dé. Debe ser tan enriquecedor que es como una miel a quienes muchos desearíamos acceder. No lo oculto.

Que no valgan más las voluntades y las planificaciones y lo exacto para llegar al encuentro de otro de estos milagros, es mi grito interno después de leer este libro. Ya sé que nada es comparable, y que como tales los milagros sólo se dan una vez y porque sí o tal vez por el misterioso azar de Dios, pero qué bueno que se repitieran en una manera siquiera medianamente parecida, y que uno de esos elegidos fuera yo. Egoísta pensamiento me acosa, pero sería mi alma premiada si estuviera en un colectivo similar con un objetivo parecido. Si no es así, pues es difícil que los éxitos fruto del esfuerzo tengan repetición, que al menos la esperanza de que se den sea la forma de honrar, desde mi más profunda admiración de lector de poemas rítmicos a Clara Schoenborn, a Anamaría Mayol, a Graciela Paoli, a Ma. Socorro Mármol, a Marietta Cuesta y a Juan Revelo Revelo.

Hablar ya de su contenido sería una forma de hacer explotar la burbuja y el milagro. Tal vez quienes lleguen a este libro sepan darle el valor que tiene, pues son pocos quienes se han atrevido a desafiar el status quo, el no se puede, el capricho o “estilo” de algunos editores o escuelas o talleres de escritura, y la tradición en el decir poético.

Para comparar cada uno de los poemas a seis voces con cada una de las voces de manera individual, supongo que se creó en el mismo trabajo la segunda parte, una donde cada poeta presenta algunas de sus obras individualmente creadas, las cuales –al leerlas– permiten la correlación pero también el hallazgo de que allí no sólo se coleccionaron algunos poemas sino que además, ellos entre sí, tienen un inmenso grado de concordancia, continuidad, hilado, hermosura, pero sobre todo porque ellos hablan al son del mismo ritmo, de la misma batuta misteriosa e invisible que genera un cuerpo de poemas para disfrutar, degustar y hasta estudiar para mejorar la forma y los decires de quien escribe poesía, al menos éste es mi caso.

Gracias a cada una de las seis voces por parir este hijo pancontinental, este hijo único, este hijo que hoy contemplamos con arrobo.

Medellín, julio de 2011

-------------------------------------------------------------------------------

Poemas a seis voces


Desde mi nueva edad

Ahora que el tiempo ha pasado
sé la razón del vuelo de las hojas secas,
el por qué de los adioses,
–ese engranaje de puertas al final de las murallas–.
Hoy
cuando el espejo parece tener límites,
he descubierto mágicos rostros
que me miran desde otras lunas,
el coro que se nutre de todos mis silencios
con su música en perfecta gestación.
Al final de las tardes,
no cae el sol sobre mi tierra inflamada,
pues entiendo el valor del aire y de la noche,
el compromiso de fermentar esta cosecha.
Clara Schoenborn


Hoy compruebo que la vida
se ha desgranado como mazorca en vuelo
entre destellos luminosos
y grises entronados
en alternancias de primaveras.
Ahueco mi mirada en lo insondable de ese lago
recreo momentos, celebro las lunas
y me voy hacia los niños,
hacia las flores…
 a festejar las mañanas que me quedan
con mi copa en alto
y burbujas de sol en mi vereda.
Graciela Paoli


Y sin embargo
en mi jaculatoria de vigilias
soy cómplice del tiempo
y paso como él sobre las cosas
con nuestra infinitud entretejida
en una trenza única.
Rubrico el trasiego nocturno,
y aún el círculo
del espacio inmortal que son los días
orando en el rosario de las horas.
Y la insólita holgura de las noches
fundidas en crepúsculos oblicuos.
La pátina del tiempo,
aquí donde la luz se le resiste
a pesar de la edad y de lo oscuro,
–y agoniza despacio, como un pez
sorprendido en pecado venial–,
no consigue apagar la alegoría
de esa esférica luz.
Como un abrazo.
Socorro Mármol


Pequeña, mi otra infancia,
de otras edades, de otros tiempos,
se escapó tu inocencia, nuevos-abriles-viejos
tienen ojos de ausencia,
olvidos descarriados en los años,
y sin embargo
el alma agota incendios de pasiones,
la vida tiene luz para mi sombra,
carmines de hojalata, sonrisas de oropel,
redobla el corazón nuevos latidos,
los pasos pesan, pisan, pasan,
en la era del viento en lontananza,
jazminando ilusión en algún huerto.
Marietta Cuesta


Y fue en aquel huerto frugal en donde supe
que el tiempo había pasado insomne
dejando intacta la esperanza
de alimentar nuevos sueños como flores.
Tiempo que nos rubricó con surcos en la piel
a la hora del crepúsculo,
cuando la luz se tornó rojiza,
anaranjada, liviana...
antes de entrar a la “nueva edad”
que nos trajo una profusión de recuerdos,
con los rostros y los brazos que se fueron
y las lunas tantas veces advertidas
–con ojos de poetas y de náufragos–,
sobre los inmensos dominios
de la soledad pronosticada.
     Juan Revelo


Es entonces el ahora
que amarillea las tardes
le da sentido al último rumbo elegido
Con el ayer
el hoy entre las alas
nos hace más sabios
esfuma los contornos del silencio
subvierte
con la palabra el mundo
Esencia que perdura
nos hace inmortales
burla a la muerte
nos devuelve vivos.
 Anamaría Mayol


Hay un milagro en los legados,
el olor de una mirra
en el trasegar de estos navíos.
Ningún combate requiere ya
de un triunfo o de una derrota,
simplemente es el honor
y el sentimiento.
Que nadie pregunte
por el rostro del jubileo,
por la cantidad de empalmes.
¡No!

Ahora todo es épico y eterno,
los fogones insistentes
le juran al imposible.
Porque somos guardianes
que cantamos en las fronteras.
Clara Schoenborn


___________________________________________________


Poemas
de cinco mujeres y un hombre


De izquierda a derecha: Graciela Paoli (Argentina), Socorro Mármol (España), Marietta Cuesta (Ecuador), Juan Revelo (Colombia), Anamaría Mayol (Argentina), Clara Schoenborn (Colombia).


UN PROCESO CREATIVO EN ESPIRAL

"Búsquedas y Encuentros, Poemas a seis voces: un volúmen excepcional".

Por Carlos Vásquez - Zawadsky
(Presidente del PEN Internacional Colombia)

Una noche pro-puesta para escribirse.
Aquella noche de octubre del año 2010, Juan Revelo formula la propuesta, a María Socorro Mármol, Anamaría Mayol, Clara Schoenborn, Graciela Paoli y Marietta Cuesta, y la cifra así: “De ida y vuelta fueron naciendo los poemas/ desde el primer encuentro en la noche milagrosa/ cuando cinco mujeres y un hombre/ decidieron tejer palabras abrazadas a un sueño… Nueve meses después, se abren, abrimos, las páginas del libro “y nuestros versos-palomas vuelan a la luz de la luna… Ahora somos seis almas/ saboreando el asombro”.


Se inicia un proceso en telar de deseos –escritura de un sextagrama o libro polifónico–, “con la complicidad del código secreto/ que da el lenguaje/ más allá de los signos”, dice el oxímoron de Anamaría Mayol. Ese código, “el amor a la poesía y la identificación de sensibilidades en un proyecto literario como éste”, mismo de búsquedas y encuentros. Graciela Paoli los poetiza de esta manera: “Fueron palabras viajeras/ atravesadas en las distancias, / fosforescencias azules/ como puentes luminosos./ Fueron virtuales estelas/ con sus alas y misterio, poemas en barriletes/ esencias de caracolas./ En su cola se han prendido/ seis poetas aventurados/ al verso su piel abierta/ en las manos y en la ronda./ Han echado en el camino/ afectos y poemas,/ y en copas y burbujas/ a la lengua, “bouquet” de voces”.


Un viaje de idas y vueltas, en la búsqueda a partir de núcleos temáticos, núcleos que incluirán la misma búsqueda, nuevas preguntas, la palabra, la fantasía y también, lo sugiere Socorro Mármol, la labor de urdimbre en ese telar de escritura polifónica o sextagramática, produciendo "poemas insomnes, indecisos y trémulos". Un viaje asimismo que incluía el regreso a la noche primigenia.


Pero, para aquel viaje de fecundos nueve meses de trabajo, se requería “la levadura” de sus escritores: sus específicos e individuales procesos creativos, su saber-hacer poético, sus infinitas lecturas y escritura. Así lo formaliza estética y bellamente Clara Schoenborn:


Quizás desde siempre
estuvo esa noche atrapada
en nuestra levadura
y como explosión
—de súbito—
se transfiguró en tibiezas,
en la ruta de un verso
rimado con azúcares y orillas.

No hay principio ni final
en el viaje de un milagro,
no hay puertos ni ventanas
cuando todo es trigo.

Nos hemos escuchado desde antes,
en pausas que hablaban
extraños idiomas
y que solamente
ahora entendemos.

Venga el mundo a mirar
el valor de una casa decorada
y cuánto alegran los meteoritos.
Venga el canto en los pañuelos
y el acero alborotado.
Venga de nuevo esa noche
con sus ojos de zarzuela,
con su alucinación de diamantes
y su agua obstinada.


Cuando todo es trigo, levadura y dialogismo en espiral
Telar de deseos o “tejer palabras abrazadas a un sueño”, proponía Juan Revelo. Un libro polifónico, en el que intervienen seis voces poéticas, o libro sextagramático. Ello, proponiéndose núcleos temáticos en expansión (“Venga el mundo a mirar/ el valor de una casa decorada/ y cuánto alegran los meteoritos”). Núcleos semióticos, cuyos valores semánticos –insistimos, en expansión– se producen en diálogos o escrituras múltiples, en una palabra, dialógicamente.

Anamaría Mayol abre Búsquedas y Naufragio; Juan Revelo, Encuentros y Caprichoso al azar; Socorro Mármol, Evocación, América, Acaso las sombras y Viaje de ida y vuelta; Graciela Paoli, La palabra y Mágico espiral; Marietta Cuesta, Vida, Fantasía y Pájaros insomnes; y Clara Schoenborn, Desde mi nueva edad, Mujer reinventada y Erótico.


Son dieciséis núcleos semióticos para el telar sextagramático. Así, cuando Anamaría Mayol, por ejemplo, escribe –y se escribe en un “yo poético”—Búsquedas, el poema es leído por Clara Schoenborn, quien a su vez escribe un segundo texto a partir de ciertos signos o semas o hilos entretejidos al primero. En una relación inicial de texto a texto o “intertextual”, los valores semánticos dialogan, diferenciándose significativamente. Allá, se huye bajo la lluvia, la tierra penetra y se fuga el yo hacia la esencia antes encontrada, buscando sobre bordes del silencio; acá, el yo poético es agua, se encuentra entre hojas ausentes de una ruta o acaso en la raíces y su obsesión de sostenerse...


Luego se inscribirá Graciela Paoli y su abra imaginaria donde se dirige y en el silencio es aquella que transita su voz. Y Juan Revelo pluraliza y entonces somos como ríos, interrogación esencial que nos perturba, y la respuesta es silencio y duda. Pero para Socorro Mármol, ya no quedan sendas por las que desandarse, y la lluvia inicial es ahora reloj detenido y su búsqueda es eterna y sin ente. Marietta Cuesta va no se sabe dónde, esculpiendo un quizá, pintándose un instante, un mañana, y busca a su vez un secreto a voces en la tarde del viento donde él espera, pero ya no estará más.
Finalmente, trazándose un movimiento o dibujo en espiral, Anamaría Mayol lee y se lee en los textos anteriores y vuelve a un punto cercano o bien lejano al inicial, buscando sobre su mapa un rastro indicativo de aquel rumbo por donde ha desandado la soledad, encendiendo otros fuegos –allí, lo efímero y lo eterno se conjugan— y halla un gesto y un nombre detrás de las palabras: los pies del viento –los mismos pies del verso, preguntamos— borran la senda hacia la muerte.


En catorce de los dieciséis núcleos temáticos en expansión dialógica, intertextual a seis voces o sextagramática, el trabajo en el telar de sueños o signos (la similitud la nombró Freud), se hace en espiral.
En su conjunto, cada uno de ellos –puede leerse así– constituye un palimpsesto. Un significativo palimpsesto, mismo que nos permite asistir, y mejor, participar en su(s) acto(s) creativo(s). En nuestra lectura aprehendemos su hacer, entretejidos sus lectores a ese telar de sueños. Ello, como telar creativo y significativo, el texto poético es, a la vez, texto escrito y soñado (de nuevo aquí, Sigmund, el analista).

Segundas partes son buenas:
Encuentros y poemas individuales
Seis voces, igual número de breves biografías, y tres poemas de cada uno de los autores del libro: significativos textos, producto de procesos creativos individuales.
Para releer múltiples veces por su valor estético, literario y poético, de Anamaría Mayol, Cuerpo tomado; de Clara Schoenborn, Fuego y Agua; de Graciela Paoli, Por las aristas de las palabras; de Juan Revelo Revelo, Mariposa Monarca; de María Socorro Mármol Bris, Tarde de lluvia urbana; de Marietta Cuesta Rodríguez, Oblicuos signos de infinito.
En conclusión: Búsquedas y Encuentros - Poemas a seis voces, es un volumen excepcional.
Cartagena de Indias, Junio de 2011.


_________________________________________________


Datos biográficos
de los autores del libro:

"BÚSQUEDAS Y ENCUENTROS"





Poemas individuales
__________________________________________________


*  Anamaría Mayol
Nació en La Pampa, Argentina. Profesora en Historia y Geografía cuenta con dos Magíster: uno en Planificación Urbana y Regional y otro, en Gestión Ambiental para el Desarrollo Urbano. Ambiental. Ha publicado numerosos trabajos de investigación socioeconómica relacionados con su actividad docente en la Universidad Nacional de La Pampa.
Escribe desde los 12 años y ha publicado poemas en más de 40 Antologías en su país de origen, en Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú, Puerto Rico y Uruguay. Ha sido traducida y publicada a los idiomas: árabe, italiano, sueco, catalán, portugués y al inglés.
Cuenta con 6 libros publicados: Riconto, publicado por el Fondo Editorial Pampeano, FEP Santa Rosa, La Pampa, Argentina, 2000; Ventanas Rotas publicado por Linaje Editores, México, Distrito Federal, México, 2004; Poemas Pájaros, publicado por Editorial El Mono Armado, Bs. As. Argentina, 2006; Posiblemente somos Memorias en la Piel, Casa de las Artes, Ecuador, 2007; De mares y de Sombras, publicado por Ed. El Mono Armado, Bs. As. Argentina, 2007; Por eso las estrellas, coedición de Ed. Puentepalo y Ed. el Mono Armado, España-Argentina, 2008.
Ha publicado, poemas y cuentos breves en suplementos culturales y Diarios locales, Revistas Universitarias y en numerosas revistas de Internet. Su obra ha obtenido premios, menciones y distinciones en Concursos Nacionales e Internacionales de poesía y cuentos. Ha participado en numerosos Encuentros Internacionales de escritores y Ferias del Libro en su país y también en Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Nicaragua, México, Perú, Puerto Rico y Uruguay.
Email: mayolanita@hotmail.com


Cuerpo tomado

Soy mi propio rehén /el pausado veneno del verdugo/
el pacto con la muerte .
Olga Orozco


Soy mi propio rehén
testigo de lo atroz
protagonista de esta obra mía.


Soy cada palabra que no he escrito
cada poema plasmado en los insomnios
cada silencio precipitado hacia el mar.
La fuga permanente desde mi misma.

Soy mi propio rehén
poblada de desiertos sed y sal
de fachinal grisáceo de caldenes
y aromos floreciendo en el patio de la infancia.


Soy ese punto ciego en el espacio
que te detiene un segundo
despojo
escombro del olvido
que rescata pasiones en el fuego
y arrebata a la lluvia su murmullo.


Conozco la prisión de lo inasible
mi sombra a veces
transmuta golondrinas
la obstinada presencia
del amor en los ojos
el roce inconfundible
de una mano en el alma.


Me he desterrado a veces en la tristeza
otras
he caminado hacia mi propio abismo.
He muerto en soledad con otras solas
surcado sus cárceles
sin testigos ni juicios
sorteado emboscadas
que me tendió la muerte.


Soy mi propio rehén
llevo este cuerpo tomado por la luna
lleno de noche y sombras.


Me reconozco en otras
como un espejo
como si yo no fuese
más que el pretexto.


Soy mi propio rehén en la memoria.
 

__________________________________________________


*  Clara Schoenborn 
Nació en Cali, Colombia. Hija de padre alemán y madre colombiana. Combina esa doble herencia cultural en sus poemas en los cuales se mezcla lo racional, con lo emotivo y lo mágico. Estudió Economía en la Universidad de San Buenaventura de Cali y tiene un diplomado en Gerencia otorgado por la Universidad Javeriana de la misma ciudad.
Domina tres lenguas: el inglés, el alemán y el español, y ha sido escritora de poesía y cuento corto desde muy joven. Ha presentado su obra poética en encuentros de poesía, nacionales e internacionales. Dentro del marco del Festival Internacional de Poesía de Cali, Colombia, presentó su poemario "Colores y Respiros", obteniendo la distinción de finalista entre más de mil cuatrocientos participantes. Se destacan sus intervenciones en la Fundación Plenilunio de Cali, en recitales ante la Comunidad Libanesa de Colombia, y en el Encuentro Internacional de Escritoras "Matilde Espinosa" desarrollado en la ciudad de Bogotá. La reconocida poeta Maruja Vieira, opinó que la poesía de Clara es "verdaderamente interesante, denota dominio del sentido y facultad en el manejo de la palabra".
En su poesía, plasma en forma condensada, imágenes espontáneas surgidas de su interioridad. Busca lo sicológico, lo abstracto y su interés principal es la metáfora forzándola con el máximo de su capacidad creativa. Su poesía se considera retadora, sin que pierda su vínculo con lo real. Actualmente prepara una publicación individual, que compendia sus poemas referentes al tema de los diferentes oficios, roles y condiciones de la mujer, libro que será titulado "Los Oficios en Clave de Atenea".
E-mail: mares73@hotmail.com


Agua


Me transitas
con tu lámpara disuelta.


Contigo fluyo,
en esta diáspora de seres
sin querer mirar a ningún lado.


Mientras seas en mí,
creeré en el tiempo,
me olvidaré de las cenizas,
de su excavación noctámbula.


Me pueblas
con tu hongo transparente,
como un cristal expuesto
que me impone sus certezas.


Tu corazón insiste en el mío,
en la sangre me construyes
mareas con espejos.


Me dices que eres todo
en todas partes
–que eres todo y no preguntas–
mucho menos ahora
que es de noche y ronroneas
tus rezos de eternidad.

___________________________________________________


*  Graciela Paoli 
Nació en Federación, Entre Ríos, Argentina. Escritora con amplia trayectoria en el ámbito literario de Argentina y Latinoamérica. Incursiona en poesía, narrativa y ensayo. Es integrante del Grupo Literario Lucería y de la Asociación de Escritores Sin Fronteras (Brasil-Argentina-Uruguay); Presidente de la Rama Argentina y representante del "Movimiento Cultural Abrace" con sede en Montevideo y Cónsul de la región noreste del movimiento Poetas del mundo. Conduce desde hace diez años, un programa radial en AM Radio Paisaje (Federación), de carácter cultural. Profesora de Lenguas y Literatura. 
Ha sido convocada a diversos eventos literarios y culturales en Argentina, Uruguay, Brasil, El Salvador, e invitada especial por la Casa del Poeta Peruano en los años 2007 (Chimbote), 2009 Bambamarca Cajamarca) y 2010 (Huari). Participó en Medellín, Colombia en el Encuentro de Poetas del Mundo en el año 2009 y en el Encuentro Internacional de escritores "Matilde Espinosa" celebrado en Bogotá en 2010.
Ha recibido varios premios y distinciones otorgadas a su labor literaria, y ha editado, entre otras: Crujarasca de miel azul, 1997. Fue incluida en más de veinte antologías, entre ellas: Pan de lunas 1994; Y brotó la palabra, 1998; Voces de pájaros y sueños, 1999; Despertar de alas, 2000; Descruzando el silencio Antología Ed. Dunken, Bs. As. 2005; Pócima fatal, Edición del Senado de E. Ríos, 2002; A la luz del poema Dunken, Bs. As. 2007; Versión de los Des velos Dunken, Buenos Aires, 2011.
E-mail: gracipao@hotmail.com


Por las aristas de las palabras


Cuando el silencio me atraviesa
con sus puñales
ardidos de infinito
             espacialmente abierta
             al aura de sus voces
me bebo la distancia
entre vibración y sonido.


Es entonces
cuando un imán irresistible me conmina
al deleite de andar por las aristas de las palabras
             para destrabar metáforas
             y escudriñar sonidos.


Si no marchara ahora casualmente
por los genes del entendimiento,
              si me estuviera vedado
gritar mis verdades, mis pensamientos,
              haría de mi voz
gigantes que aúllen misterios a los truenos,
terremotos desgarrando entrañas a la tierra,
tornados sorbedores de lamentos,
sólo para aquietar la sangre
             a tanto volcán,
            ¡a tanto fuego!

___________________________________________________



*  Juan Revelo Revelo
Nació en Ipiales, Colombia. Poeta, escritor y periodista. Fundador y director del Taller de Poesía "Octavio Paz", y del Taller de Narrativa “Juan Rulfo”. Conferencista sobre temas de Literatura Latinoamericana y Gestión empresarial, en universidades de Argentina, Ecuador, Colombia, México y Venezuela. Fue asesor de Cinterfor, OIT en Buenos Aires, y Asesor de la UNESCO en París, La Habana y México. Trabajó durante 25 años en cargos directivos en empresas multinacionales. Actualmente es Miembro del PEN Club de Colombia.
Escribe desde los quince años, cuando su cuento El convento ganó el Primer Concurso de Cuento Juvenil (1958), organizado por la Universidad de Nariño. Fundador del Centro Literario "Luis López de Mesa", con la asesoría del poeta Aurelio Arturo. Fue alumno de Juan Rulfo y Octavio Paz en la época que vivió en México.
Ganador de varios concursos, entre ellos: Premio Nacional Ciudad de Barrancabermeja (2000) y Premio Nacional de Cuento, convocado por la Editorial Planeta (2002). Su obra ha sido traducida al inglés, al francés y al italiano, e incluida en antologías y revistas nacionales e internacionales, como: Latin American Poetry, Bilingual Anthology (1998), y Revista de la Unesco (1976-1978).
Ha participado en eventos literarios en Latinoamérica y Europa, y en las Ferias Internacionales del libro: Frankfurter Buchmesse, Alemania, 1994; Salone Internazionale del Libro, Torino, Italia, 1996; Miami Book Fair, Estados Unidos, 1998; y en las Ferias del libro de Guadalajara, Monterrey, Quito, Lima, Caracas, Santiago de Chile, Sao Paulo y Bogotá.
Jurado en concursos de poesía y cuento nacionales e internacionales, y asesor de empresas editoras. Escribe en varios periódicos de Colombia y México, y es autor de libros de poesía, novela, cuentos y ensayos, entre los que figuran: El baúl de Mercedes Saluzo (Novela); La gitana Iselda (Cuentos); Páginas al viento (Ensayos); Los Ojos del Recuerdo, Desnuda soledad y Nuevas Voces de fin de Siglo (Poesía); Sabrina (Relatos). Actualmente tiene en preparación el poemario Metempsicosis y el libro de cuentos infantiles Los sueños de mi abuelo.
 

Mariposa Monarca

Alas abiertas al sol
Amarillo tremolante
Rojo tierno
Pequitas de atardecer en la levedad de tu cuerpo
Manchitas de luz
En el naranja encendido de tu amor.

Ayer fuiste larva y crisálida
Inmigrante –sin saberlo– de largas jornadas
En caminos de soledad y tempestades.

Niña
Adolescente
Mujer
Preparándote para el viaje definitivo
Desde la nostalgia de los bosques silenciados
Ya sin tu palabra premonitoria 
Que presagió el azul infinito de tu nuevo cielo.

Ahora transformada en mariposa de claridad
Sobrecogida por el milagro de la ternura
Descubres fértiles valles
Lagos
Océanos
Montañas…

Alas desplegadas a la madrugada
En las ventanas abiertas
De tu inaugurada casa.

El viento de la inspiración
Renueva tu espíritu
En búsqueda del norte de tu promisorio vuelo
Que te llevará al paraíso mil veces deseado.

Mariposa monarca
De mi tiempo y de mis sueños:
El néctar de mi amor te sigue esperando.



________________________________________________________




*  Marietta Cuesta Rodriguez
Nació en Cuenca, Ecuador. Escritora con una amplia trayectoria de poeta, periodista, pintora y promotora cultural, con veinte libros en su haber: Poesía, cuentos para niños y adultos, obras de investigación y novelas. Diez Medallas
de Oro como reconocimiento a su trayectoria literaria.
Ha sido incluida en Antologías Nacionales e Internacionales. Primer Premio Nacional de Poesía 2004 con Rituales Primitivos, 1992; Segundo Premio Nacional de Poesía Femenina Gabriela Mistral con En las pestañas de la noche, 2005; Segundo Premio Internacional en los Juegos Florales del Siglo XXI Montevideo, Uruguay con Secretos de agua, 2007; Segundo Premio Mundial en Córdoba, Argentina con Poema negro, 2010; Segundo lugar mundial en los Juegos Florales de Tijuana, México con poema: Invitación para un bautizo en cinco instancias, 2011; Primer Premio Internacional VI Certamen de Poesía “Alma fuerte", Buenos Aires,
Argentina. Ha desempeñado los cargos de: Presidente de la Unión Hispanoamericana de Escritores en Ecuador; Cónsul de Poetas del Mundo; Socia Honoraria de la Asociación de Arte de Bolivia;Vice-presidenta Nacional de Escritoras Contemporáneas en Ecuador.
Entre sus libros publicados se encuentran los siguientes: Libros de poemas: Antigua voz de luna, Poemas del dosmiluno, Sagitarios dormidos, Viento y arena, Metáforas prohibidas, Mosaicos y Babeles, Nectaribias, Colores de incongruencias, De lobos y hienas. Libros de relatos: Microrelatos de una sombra, De alas y de insomnios, Pauperrimundo. Novelas: Crucifixiada, Karma y reencarnación de Otilia Baharona. Literatura para niños: Datunchito, Duendecitos, Cuentos y Sonatinas, Ensueños para la Infancia, Pinceladas. Amemos la Naturaleza, Paisajes y Ternuras. Directora de la Página Infantil de Diario El Tiempo de Cuenca. Invitada especial a Encuentros Literarios y Ferias de Libros, nacionales e internacionales.



Oblicuos signos de infinito  

Debo volver la noche día
para alargar el tiempo-madreselva
florecer en la orilla.
Para saberme mar
contagiada de olas,
mojarme de luz en las estrellas
Oblicuos Signos de Infinito
para sentirme paz,
no ser olvido mensajero
de espacios fenecidos.


Debo alargar mi sombra,
lentamente
enjaezar el pan de la mañana,
dorarme de frutos y trigales,
bañarme en las pupilas-mieles,
lamer besos-oasis-auroras-tibias
de Boreales.


Debo pintarme de horizontes nuevos
escribir los poemas nunca dichos
con rojos-soles-ebrios-erotianos
sin desiertos ni ojos de espejismos
con mis yemas
mullidas de caricias.

Quiero sembrarme de semillas-locas
frutos de fantasías siempre-vivas,
cosechar los colores de jilgueros
y echar a volar entre quimeras
alma peregrinante
de mi vida
que busca un no-sé-qué
o un no sé cuándo?
al hurgar entre las piedras-caminantes.


____________________________________________________________________________________


  *  Mª. Socorro Mármol Brís
Nació en Bedmar, Jaén, España. Poeta, escritora y promotora cultural, residenciada en Madrid. Se graduó de Maestra Nacional y después de Abogada, profesión que ha ejercido por más de cinco lustros. Es Mediadora, Miembro del equipo docente de la Universidad Internacional de Andalucía y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia UNED de España. Directora del Foro Literario Iceberg nocturno, promovió el I Encuentro Internacional de Literatura Virtual, celebrado en Puerto Rico, en la Universidad de Mayagüez en 2007.
Ha publicado varios libros de poesía y narrativa, entre los que se destacan: Mágina Mágica; Cuchicheos y Patrañas (relatos) 2005; Ellas: manual uterino para machos en celo (relatos), 2007; Preseas y tumbagas (poesía) 2008; El corazón del Chimborazo, 2010; poemario escrito sobre "Mi delirio sobre el Chimborazo", único texto poético que se le reconoce al Libertador Simón Bolívar. Tiene listos para publicación los libros: Recuerdo que una tarde y Ebria de llano y distancia.
Su poesía trasciende con originalidad visionaria y con un vigoroso y emotivo ritmo. Sus versos, a veces evocan la poesía de García Lorca, Miguel Hernández y León Felipe, y también la de José Ángel Buesa y Walt Withman. Premiada en varios concursos literarios. Su obra poética y narrativa ha sido incluida en varias antologías de España yel exterior, tales como: II Antología de Narrativa. Relatos de humor sin extrema-unción (Mérida, Venezuela) 2006; VI Antología de Sensibilidades de oro (Galicia, España) 2005; Desvelados (Madrid, España) 2002. Participante en Foros Nacionales e Internacionales y en Encuentros de Poesía y Literatura en Venezuela, Argentina, Colombia, Puerto Rico, Portugal y España. Pertenece a varios grupos literarios de Madrid, Marbella y Málaga.
E-mail: maginamagica@hotmail.com


Tarde de lluvia urbana

(A un recuerdo muy triste de una tarde con lluvia en Madrid)


Un duelo de paraguas gime bajo la lluvia
lutos desconcertados que, oscuros, van y vienen.
Algunos pasos tornan sobre sí mismos: títeres
desandando los charcos con sus zapatos rotos.

Otros, como los trenes, van escupiendo prisas
en busca de estaciones de metro nauseabundas,
y lidian y se embisten como rudos mendigos
aguardando en la cola de aquel “Pan de los pobres”.

Un borracho hace burla de las nubes mugrientas.
Y un viejo, sin paraguas, le gruñe a las cornisas
su vómito impasible, atroz y rencoroso,
agriado en el estómago de canalones ebrios.

Los coches chapotean como muchachos ricos
con gabardinas nuevas y chanclos relucientes,
y lanzan octavillas de agua bullanguera
sobre los peatones en huelga de aflicción.

Un tranvía se aleja hacia La Castellana
de hace cuarenta años.(Cuando aún los tranvías
gritaban su metálica urgencia estrepitosa
como si los sin-prisa fueran a llegar tarde).

Los semáforos miran con luz estupefacta
la ambarina insistencia de un corto circuito
que interceptó sus órdenes de rojos y verdes
hasta desorientarlas en un último infarto.

Arriba, muy arriba, un pedazo de cielo
encapotado, afina su mira telescópica
sin alcanzar a ver la miope miseria
de una lluvia perdida en mitad de la calle.

Es como si su llanto navegara sin rumbo
confundido en veredas licenciosas y urbanas.

Mientras, entre los ojos de un niño muy pequeño
escampa una sonrisa entre nubes de azúcar.

Desde algún campanario, un carillón me hiere.

Yo me quedo a la espera a que mi pena escampe
entre los callejones de un recuerdo muy triste.

Un recuerdo muy triste de otra tarde con lluvia…



___________________________________________________________

Fundación Cultural Latinoamericana

Para ver otras páginas hacer click en:


http://fundacioncult.blogspot.com/2010/11/literatura-poesia-homero-aridjis-y_9154.html


_________________________________________________________________
_________________________________________________________________







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada